Dulces Palabras para Emascarar la Crisis

"El uso persuasivo del lenguaje forma parte del discurso público desde que este existe y se mueve en esa delicada frontera entre el maquillaje y la máscara. Pero el uso de los eufemismos se intensifica en tiempos de crisis, esas épocas de malas noticias y su abuso puede rayar en lo cómico o lo grotesco."

05 Mar 2012, sociedad.elpais.com

El lenguaje económico suele servirse de una cantidad ingente de eufemismos, circunloquios, acrónimos, perífrasis y anglicismos que dulcifican la comunicación de malas noticias económicas.

De todo ello trata el buenísimo artículo publicado en elpais.com titulado “No digan recortes, llámenlo amor”. Éste incluye gran cantidad de ejemplos de cómo los políticos y los economistas suavizan con el uso de distintas palabras y expresiones el impácto negativo de las malas noticias económicas especialmente en tiempos de crisis. De esta manera la economía se hace aún más díficicil de entender y se convierte en una ciencia cada vez más distante y arisca para la sociedad. 
En algunos casos como dice el artículo  se roza lo cómico e incluso lo cínico, yo incluso hablaría de que se llega a rozar la imbecilidad: así pues se habla de ajustes o reformas en vez de recortes, se habla de tique moderador en vez de copago y se alude al crecimiento económico negativo en vez de a la recesión. Os recomiendo pues la lectura de este artículo original dónde los haya.  

Publicado el 5 de Marzo de 2012

Leer artículo
No digan recortes, llámenlo amor
05 Mar 2012, sociedad.elpais.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario